Ingresa a nuestra comunidad

ME ESTOY ENLOQUECIENDO… ah no son los “terribles dos”

Sonia
Compartir en

Los terribles dos….

Mucho hemos oído hablar sobre esta etapa en la que los pequeños angelitos a los que llamamos hijos, desaparecen y en su lugar quedan pequeños adolescentes autoritarios que carecen de todo tipo de control.

“No puede ser tan malo” – pensamos; “Mis hijos son un amor! No le hacen daño ni a una mosca!”- reiteramos… “Ellos son tan juiciosos!”- reafirmamos….

Pero poco a poco, a medida que se acerca la fecha del segundo cumpleaños, vemos como nuestros pequeños van tornándose desafiantes, independientes… pataletudos.

Empiezan a hablar (no ha decir palabras al azar – a formar oraciones completas!!!) y nos emocionamos!!! Repiten todo como loritos y nosotros como padres encantados nos deleitamos con las ocurrencias y la torpedad de sus palabras.

Hasta que descubren el “No”…. Y todo se va a la mismísima m….

“Vamos a recoger los juguetes!” – R/ “Ño!!”

“Vamos a bañarnos bebes!!” – R/ “Noooo!!!”; acompañado tal vez de uno o dos pequeños corriendo por toda la casa sin ropa porque se te escaparon antes de poderlos meter en el baño.

“Por favor deja de empujar a tus herman@s” – R/ “No!!”; seguido del llanto del nombrado herman@ que está siendo empujado y terminó en el piso.

Y estas escenas se repiten y repiten a lo largo del día; en todas las actividades que se realizan.

El llanto se vuelve tu soundtrack y te acompaña en todas las actividades que haces con ellos. Y entonces te preguntas: ¿qué pasa en estas pequeñas cabecitas? Ejemplos:

1. Llora porque quiere los zapatos azules y no los negros. Le pones los azules y llora porque quieren los negros que les acabas de quitar. ¿?
2. Alguien grita si las medias no son del tono de rosado que quiere. ¿?
3. Se mueve frenéticamente cuando uno de los hermanos tiene la camisa que el/ella “quiere” – no importa que sea exactamente la misma que tienen puesta!!!- ¿?
4. Dicen querer un juguete en específico, y cuando se lo das lloran porque no lo quieren…. ¿?
5. No quieren comer… NADA! Lo que creías era un plato “seguro” que todos comían sin poner mayor problema, de un día para otro se ha convertido en motivo de llantos y sollozos. ¿?

Y vuelves y te preguntas: ¿Me estoy enloqueciendo?

No querida mama de múltiples… No te estas enloqueciendo!! Tampoco te han cambiado a tus hijos, ni te están retando o poniendo a prueba… bienvenidos los “terribles dos” edad en la que los niños quieren poner a prueba sus límites (y los de tu paciencia), en la que quieren comerse el mundo (pero no el almuerzo), en el que son incansables (hasta que decides salir y entonces todos se duermen).

¿Qué hacemos? Absolutamente nada… tomarnos un café (no importa que este frío), intentar comprende que es un comportamiento normal, poner límites firmes y con amor y esperar pacientemente que esta etapa sea corta.

Alguien mas atravesando por los “terribles dos” de sus múltiples?


scnl84
Acerca del autor - scnl84

Abogada, mamá, escritora.

Abrir chat
Powered by
La liga de los múltiples