Ingresa a nuestra comunidad

Al baño trillizos!!!!!!! (Segunda y última parte)

Sonia
Compartir en

Hace poco mas de un año escribí sobre como mi abuela logro “entrenar” a sus 6 hijos y sus 10 nietos a ir al baño antes de cumplir 1 año.

Mi objetivo no era “obligar” a mis trillizos a dejar el pañal, pero si ir “tanteando” el terreno para cuando estuvieran listos.

Much@s me dijeron que como se me ocurría… que a esa edad aun no controlaban esfínteres, que no tenían madurez suficiente, que mejor dejara que en el jardín lo hicieran, y muchas otras cosas.

¿Tenían razón? No lo sé.

Lo qué si se es que desde aquel post a mis hijos los fuimos familiarizando con el baño, con cambiar el pañal en pie, con sentarse en la tasa, con decir cuando “hacen pis” o cuando “hacen popo”, con bajar la palanca, que las niñas usan “calzones” y los niños “calzoncillos” … en fin… con todo lo que implica ir al baño.

¿Eso logró que dejaran los pañales antes de los 2 años? NO.

Pero creo fielmente que eso facilitó en un 250% (porque son 3 entonces hablamos del 300%) que a los dos años y unos cuantos meses, cuando por motivos de salud -una dermatitis alérgica por el pañal- fuera necesario dejar el pañal de manera definitiva, el tema no fueran tan abrumador y tan largo.

Al principio todo fue caos, CAOS absoluto! Era como buscar huevos de pascua, solo que no eran huevos y no era pascua, y cuando menos lo esperabas, cuando no lo estabas buscando y acababas de ponerte unas medias nuevas…. Ahí aparecía!!!

Hubo días en los que los tres decidían al tiempo ir al baño… y solo tenemos 1 adaptador de taza!!! Decir que corrimos es poco… una carrera de Usain Bolt se queda corta para describir lo que es correr por toda la casa con al menos un bebe cargado mientras ruegas a todas las deidades que no se orine en la camisa que te acabas de poner para ir a una reunión.

Esquivar charcos y otras cosas se hizo parte de la rutina diaria. La carga de ropa y sábanas se incrementó exponencialmente, no solo la de los niños, la mía también.

Y yo solo pensaba: “A que hora se me ocurrió a mi que dejaran el pañal???”

Pero al final, llegó el día en que estábamos todos juntos, fuera de la casa, y los tres dijeron “mamá pis”. Dos palabras que infunden terror en cualquier mamá que sabe que sus hijos no tienen pañal y que tienen algo de control de esfínteres, pero no es total. Con cara de pánico mire a mi esposo, quien inmediatamente entendió que esto era asunto de llegar YA o lavar tres sillas de carro, y se puso a la tarea de esquivar carros y tomar atajos para llegar lo más rápido posible a nuestra casa. “Aguanten un poco niños que vamos llegando”…. Y faltaban 10 cuadras para llegar. Por mi mente pasaron todos los escenarios posibles… “pis”, “popo”, ambos, sillas embarradas, carro embarrado, niños embarrados y demás.

Sin embargo, cuando llegamos, los bajamos y todo estaba bien… corrimos al apartamento, entramos al primer baño de la casa, y ellos muy juiciosos esperaron su turno para sentarse y “hacer pis”.

Mi felicidad era total!!! Lo habíamos logrado!!!!!! Los trillizos finalmente dejaron los pañales!!!!

¿Como lo hicimos?

Lo primero fue hablar con ellos. Les dijimos que era hora de dejar el pañal, que ellos ya eran niños grandes y que podían ir al baño como mamá y papa.

Lo segundo, les tenemos ropa interior de su color favorito a cada uno. Eso hace que quieran ponérselo para tener algo de su color preferido.

No suspendimos nunca. Una vez tomamos la decisión de dejar el pañal, este solo volvió para la siesta y la hora de dormir. Cada vez que se los poníamos les reiterábamos que el pañal solo era para dormir y en el momento que se despertaban los llevábamos al baño y los dejábamos nuevamente con ropa interior.

El apoyo de todo el mundo fue vital, papa, nana, abuelas, abuelos, tías, tíos, tías abuelas, tíos abuelos y bisabuelos, todos estuvieron alineados en la tarea y pusieron su granito de arena. El apoyo de las profesoras de Gymboree, quienes en las mañanas cambiaron, limpiaron, y acompañaron al baño a los niños para darle continuidad a la tarea, todos ayudaron.

Los llevamos al baño, cada 15 minutos. Recordé aquellas épocas en la que la panza no dejaba que me alejara mucho del baño, épocas en las que medio vaso de agua hacia que fuera unas 10 veces al baño con intervalos de 15 minutos… pero vale la pena. A medida que pasaron los días ellos iban avisando y con eso el tiempo entre idas al baño se fue extendiendo.

NUNCA, JAMAS, regañarlos o molestarnos por un accidente. Provoca ahorcarlos, en especial cuando con menos de 5 minutos los has bajado del inodoro y justo se orinan sobre la sábana o el cuento favorito, o peor aún, sobre TU libro favorito o algo del trabajo, pero este tipo de reacción a algo que apenas están aprendiendo a controlar solo retrasa el proceso.

Consejo: luego de recoger, limpiar y cambiar al niño o niños, aléjate lo mas posible, respira y menta madre en privado, eso ayuda a la salud mental de la mamá.

Tener paciencia… demasiada paciencia!!!!!

A ustedes como les fue con este proceso?


scnl84
Acerca del autor - scnl84

Abogada, mamá, escritora.

Abrir chat
Powered by
La liga de los múltiples